Monday, May 8, 2017

3,5 metros cuadrados: Respuestas constructivas a desastres naturales (1)

   


Esta magnífica exposición que estará abierta hasta el 9 de septiembre en el Museo de Arte de Tel Aviv, Israel,   es una clara apuesta a la función pedagógica museística que además se involucra en asuntos sociales de actualidad.  La muestra está comisariada por Maya Vinitsky.  En grupo de paneles con vídeos, fotos  y afiches se nos va mostrando como distintos grupos de ONGs, voluntarios y Empresas  del mundo han acudido a zonas afectadas por desastres naturales como Nepal, Tailandia, Japón,  Perú, para nombrar algunas,  y vemos  como prestan asistencia y educación empoderando a las comunidades locales  al ofrecer  modelos de acción diferentes al vertical  tradicional  en el que el Gobierno dictamina políticas y procedimientos antes, durante y después de un desastre natural independiente  de la realidad específica de la zona afectada.   Por el contrario, al  empoderar a las comunidades locales, estas están  en condiciones de evaluar las propias necesidades;  ofrecer una  respuesta inmediata y posterior estructuración  de la rehabilitación. Las estrategias comunales  pueden ser muy diversas, mucho más de lo que comúnmente se cree y la creatividad de las personas que asumen responsabilidad y actúan comunitariamente es muy grande, por lo que es indispensable compartir el conocimiento,  aprender una serie de  estrategias de "hágalo Ud. mismo"  (al mejor estilo Ikea), etc. Hoy más que nunca  es posible compartir información relevante a través los medios de comunicación y  las redes sociales  que ayude en tiempos de crisis y cataclismos.

Los 3.5 mts cuadrados  que dan nombre parcial a la Exposición, refieren  al tamaño del refugio para un persona  estipulado  por  la Cruz roja internacional. En las cuatro entradas que publicaré  los lunes, mostraré algunos de los ejemplos presentados en esta Exposición:


Caso NepalEl 25 de abril de 2015, Nepal sufrió un terremoto  7.8 en la escala de Richter.

A raiz de   ésto, el arquitecto  experto en desastres japonés Shigeru BAN (nac. Tokio, 1957) fue contactado por  estudiantes nepaleses en Tokio, escaladores de montaña, inversionistas, turistas, ONGs, etc. etc, e inmediatamente acudió al llamado. A tal efecto, -como hace habitualmente-  pidió a la Univ. Local,  en este caso al Depto de Ingeniería de la Universidad nepalesa de Tribhuvan,  que fuera la sede recepcionista de la ayuda provista por Japón y organizara  un Taller informativo de la situación real y posterior conferencia  ambos  focalizados en las técnicas de alivio de desastres.

La especialidad de Shigeru BAN  es el desarrollo de distintos tipos de refugios temporales usando una estructura de tubos de papel prensado (que son fáciles de encontrar en cualquier lado)  con conectores de plástico o  de contrachapado  (que hay que manufacturar).



La empresa japonesa TSP Taiyo Inc. donó 130 tiendas de campaña (techo). La Empresa de  constructores Ocaji, donó las sábanas que se usaron como paredes.

Para un proyecto de viviendas más duraderas este arquitecto -laureado en 2014 con el Premio Pritzker de Arquitectura-  creó un sistema de paneles prefabricados que se empotran  en una estructura de madera, algo que ya había puesto anteriormente en marcha en Filipinas.


Shigeru Ban fundó su estudio de arquitectura en 1985. Diez  años más tarde fue consultante del Alto Comisionado para Refugiados de  las Naciones Unidas y estableció una ONG  VAN (Red de Arquitectos Voluntarios) para asistencia y alivio de zonas afectadas  por desastres Naturales.  Entre 2001 y 2007 fue Profesor de la Universidad Keio, en Japón. La VAN, entonces, es una ONG  que actúa después de los desastres en actividades de alivio, con un rango que va desde una respuesta inmediata  a ocupación por largo tiempo  para desarrollar los proyectos de reconstrucción de las comunidades afectadas.




Por ejemplo, después del terremoto de Abril de 2015,   Shigeru Ban con la ONG VAN reconstruyeron la Escuela Secundaria Khumjung situada a 3.790 metros en Nepal que fuera fundada por el primer escalador del Monte Everest. Sir Edmund Hillary, en 1961.  La escuela fue dotada de salas de clase antisísmicas construídas en madera en lugar de albañilería -ya que esta es fácil de colapsar-  y fueron realizados todos los tests de resistencia. La construcción comenzó en Septiembre de 2016 y la escuela se inauguró en marzo de 2017.



Además de la presente asistencia en Nepal, VAN   ha colaborado en numerosas iniciativas  a lo largo los años tanto  locales en Japón, como internacionales, aquí algunos ejemplos:  Rwanda (1999) Sri Lanca (2005) China (2008) Nueva Zelandia (2013)



Los escritorios antisísmicos para colegios en Bután:

Este proyecto se inicio en 2012 por el Departamento de Diseño industrial de la Academia de Arte y Diseño Bezazel de Jerusalén, fue diseñado por  Ido bruno y Arthur Brutter,  y está dirigido a empoderar a las comunidades locales para que ellos mismos  construyan escritorios antiseísmicos para las escuelas  en zonas donde hay peligro constante de terremotos  como es el caso de Bután, país al este de Nepal.

Los especialistas viajaron a una ciudad del sur en Bután para conducir un taller de 6 días. En el curso del mismo construyeron prototipos de escritorios en colaboración con los manufactores locales.  Los ingenieros de la Escuela del Departamento de  Planeamiento y Construcción del Ministerio de Educación de Bután aprendieron a hacer los tests de control de calidad. Las pruebas concluyeron exitosamente cuando los  escritorios recibieron descargas de peso equivalentes a 422 kg sin romperse.




6 comments:

Ester said...

Muy lejos está la exposición, me conformo con tus explicaciones, siempre hay genios que encuentran soluciones para casi todo, estas parecen interesantisimas. Un abrazo

Cayetano Gea said...

En este mundo de locos y de gente negativa, siempre es un consuelo saber que queda vida inteligente en el planeta que aporta soluciones a los problemas de los demás.
Un abrazo, Myriam.

Manuel López Paz said...

Me gustaría mucho pasarme por ahí...Ahora no hay...tiempo. En todo caso, será interesante visitarla mediante tus entradas.

No estamos exentos de que nos suceda. En Venezuela estaba más pendiente. La sismología en España en bastante menor y me he desacostumbrado.

Besote

Genín said...

Estaré pendiente de la continuación... :)
Besos y salud

Chelo said...

Estas cosas, si no te las leo a ti, no me constan. Es superinteresante, parece mentira que un pupitre pueda soportar ese peso.
Me crean admiración esas personas que idean todo. Gracias a ellos, muchos pueden mirar hacia adelante con menos miedo.
Gracias, Myriam. Seguiré con interés tus posts.
Un beso

Javier Rodríguez Albuquerque said...

Excelentes reportajes.
Esta gente te reconcilia con la humanidad.
Musu handi bat.