Wednesday, February 15, 2017

"Patria" de Fernando Aramburu, Ed. TusQuests, Barcelona, España, 2016 (3) Sus relaciones y el conflicto


Introducción aquí

Análisis de los personajes aquí  

Famila 1: 

La relación de pareja Bittori- Txato:

"Sapo en salsa, ¿Por qué preguntas?" (31)   y mucho cariño en los pequeños detalles  hay en la relación de pareja de Bittori y su marido (cuando estaba vivo y aún después de muerto en esos monólogos que tiene ella sobre su tumba). Bittori sin embargo,  no vacila, cuando es menester poner en su lugar  a Txato, como  cuando éste  le esconde cosas o pregunta lo que no debe. Txato, por su lado porque es una persona  paciente, accesible y con la que se puede hablar (C31),  se aguanta el rapapolvo  de Bittori cuando ella descubre que le ha estado ocultando lo de las extorsiones.  Txato  que pasa todo el día trabajando como un buey (C12)  ha tomado la costumbre desde los primeros días de matrimonio  de calentarle la cama a Bittori  -también  en los días que habían discutido-  ya que ella se quedaba despierta dando vueltas por la casa hasta las 23 o 24.   Después de viuda, Bittori sigue hablando con su marido  ( con su foto o  sobre su  tumba), como he dicho antes, al mejor estilo de Delibes en Cinco horas con Mario, (Por como habla con el muerto, no en cuanto a incompatibilidad de caracteres y otras cosas, como por je.  que BIttori  había perdido totalmente la Fe  o que Txato tuviera otras aspiraciones de tipo intelectual y etc, como las tenía el difunto delibianoEsta pareja que nos ocupa era bien-avenida y nada despareja. Y las disputas que podían tener entre ellos,   eran de las que podría  tener cualquier matrimonio bien-avenido. Lo anormal  sería que no hubiera  altos y bajos en un matrimonio y en especial, de larga data.  

La relación entre  los hermanos  Xabier y Nerea:

Tienen como hemos visto en la entrada anterior personalidades bien distintas: Xabier es tímido, taciturno, solitario,  que trata de adormecer el dolor con alcohol,  que se ocupa de la madre (su mudanza del pueblo a San Sebastián,  su oncólogo,  etc)  mientras que Nerea   es más  egoísta/inmadura y ocupada consigo misma y en suplir sus carencias afectivas; sin embargo entre ambos hermanos tienen buena comunicación, al menos, en lo que respecta a la madre, aunque se vieran poco (C28).  Xabier, empero, le recrimina a su hermana menor  haberse  pasado  al hablar "del encuentro restaurativo", cuando fueron a comer con la madre a su regreso de Londres;  él considera que deben evitar "nuevos sufrimientos" a su madre.  Nerea, por el contrario,  quiere pedir un encuentro restaurativo a la cárcel  (C 27, 28) (Al final ambos asisten al encuentro preparatorio, lo sabremos, pero  Xabier no se deja ver por la hermana).  De momento, discrepan. Nerea busca  con ese encuentro, aliviar el dolor, Xabier considera que no alivia el dolor si eso hace daño a otros seres queridos, como a su madre (C28).

 Nerea ha tocado fondo (C28). y para salir de ese tiempo detenido que significa estar inmersos en el trauma, ella necesita esos encuentros  restaurativos para víctimas, ella necesita enfrentarse al presunto asesino  y vomitarle las brasas.  Según ella  la madre y Xabier están bloqueados emocionalmente,   sumergidos en un agujero de pena y de dolor (...) (C28)

En otra oportunidad ambos se encuentran (C110) en un punto céntrico de  San Sebastián, Xabier le confirma a Nerea el diagnóstico de cáncer uterino  de la madre. Nerea, por su parte,  le relata  a Xabier que ella ha  encontrado a la gata muerta y ha escondido su cadáver, ella que no suele hacer mucho por la madre,  ha vencido  su asco  y lo ha hecho para evitar a la madre el sufrimiento. Por supuesto, Bittori  en sus juicios sobre Nerea desconoce totalmente este hecho que significa mucho; como así también la llamada de Nerea a Xabier para   contarle lo preocupada que está por enterarse de que Arantxa está  al tanto de  la enfermedad de su madre, (algo que se entera al  visitar  a Arantxa, paralítica,  en fisioterapia) (C119).  Estos dos ejemplos, muestran que Nerea quería y se preocupaba -a su manera-  también por la madre, a pesar de que ambas  tenían caracteres tan distintos y su relación distaba mucho de ser armónica.

 La relación de Bittori con sus hijos:

A partir del asesinato de Txato, sabemos que  Xabier se preocupa por la madre, no sólo por amor filial, sino que también  por mandato paterno -obligación- y así se lo hace saber Xabier  al retrato de su Padre (C21). Entre madre e hijo hay un afecto rutinario, frio y doliente como  podemos observar en los besos que se dan cuando se encuentran o despiden (C21).  Xabier, siempre la trata de proteger para que no sufra más (C28). Recordemos que  es Xabier quien recibe primero la noticia del asesinato del padre  (C9) y  es él quien viaja al pueblo a darle la noticia a la madre  en cuyos hombros "roto de pena" llora (C76).

Bittori nunca se ha entendido bien con Nerea, que era la preferida del padre (C3) y  no le perdona para nada el hecho de que Nerea no haya estado presente  en el entierro del Txato  y así se lo hace saber a su marido muerto "Contraeré el alshéimer, olvidaré que te mataron, olvidaré mi nombre, pero te juro que (...) me acordaré de que nos negó su compañía cuando más la necesitábamos" (C10), (cuando ella más la necesitaba).    Ignora igualmente lo recalcado en el apartado anterior y no comprende que Nerea no resistiría ver a su aita muerto (C10). Bittori lo vive como siempre ha vivido "los desplantes de Nerea",  como una falta de respeto (sólo porque Nerea no hace exactamente lo que la madre quiere "nunca aprendió a respetarme" ... "Tú siempre la defendiste" (C3) y   por otro lado, Bittori es incapaz de escuchar/entender las motivaciones de Nerea para no hacer lo que la madre quiere, siempre en todo momento; ella no es un apéndice de la madre, un robot, un muñeco de cuerda, sino una persona que también merece respeto, que merece ser escuchada y valorada ((Felpudo, felpudito, ¿quién es la más bonita?)).  Parte de la importancia de la relatividad  de Aramburu en este novela y que hace tan verosímiles a sus personajes es la dimensión psicológica de que dota a sus personajes, tanto que es una delicia analizarlos.

Nerea  tiene un gran dilema con respeto a su madre viuda al terminar su carrera:  "¿Vivir con ella? Horror, ¿Volver al pueblo? Aún menos". (C68). Sus relaciones de pareja son desastrosas  hasta que se enamora de Quique y se casa con él.  Nerea nunca acierta con la madre, pobre chica,  como cuando va de visita (C119)  y le regala un ramo de flores en señal de buena voluntad Bittori nada más verlas exclama: -"Oye, que todavía no me he muerto". 

Hay muchas cosas que Bittori desaprueba de su hija (como el marido que tiene, aunque hasta altura ya estuvieran separados,  y los intentos de ella de ser atractiva para él que a Bittori  le parecen de lo más patéticos y a los que me he referido en la entrada anterior
Pero por sobretodo, como dije antes, Bittori le guarda resentimiento porque Nerea no estuvo presente en el  Funeral del padre, ni llamó enseguida (C10). La hija y la madre tienen, finalmente, un dialogo sincero en el C119  que comienza con un gesto cotidiano y sencillo:  el sinceramiento de Bittori con respecto al felpudo de Londres que, en realidad,  no le había gustado.  A esta altura, Bittori  se ha dado cuenta de que el menudo par de hijos que tiene -a ella que no se le escapa nada- le tiene que dar una mala noticia.  Bittori comenta que no se comunican en la familia, Nerea  le contesta que ahora ella  tiene la oportunidad de hacerlo, pero  ambas no se ponen de acuerdo  en cosas triviales como en prender o no la lámpara: Nerea no ve en esa cueva, Bittori no quiere que entren los mosquitos. Pero más allá de esto, y lo importante,  es que Bittori le comunica a Nerea que sabe lo que tiene dentro del cuerpo, que rechaza quimoterapia y otros suplicios, que quiere reunirse con su marido y remata con un "a mi me mataron hace mucho tiempo" (sigue con vida sólo porque necesita ese perdón).     Bittori no se deja interrumpir por Nerea y le dice  que les deja la herencia mitad y mitad  a ella y a su hermano, se lo comunica  a ella, porque sabe que no puede tratar esos temas con Xabier que enseguida se viene abajo.   Nerea observaba y veía a su madre, su cara serena, llena de decisión, de lucidez. Y era como si la mirase por primera vez en su vida

Los tres en tanto que víctimas se posicionan distinto frente al trauma que los invade:

Bittori, que está muerta en vida y que, de hecho con su cáncer de útero se está  muriendo,  es incapaz de entender las necesidades de su hija, y menos de respetarlas, sumida, como está en su propio dolor; muerta en vida, o casi,  con lo único que la mantiene con vida: la necesidad de saber, de encontrar las respuestas en el pueblo y de recibir el pedido de perdón por parte de los asesinos (o presuntos asesinos).

Nerea siente una imperiosa necesidad de vivir   como cuando se dice a sí mima: Nerea levanta esa cara no te resignes, vive, eso eso, vive muchacha, aunque estés jodida , muévete, lucha, busca (C27) Y, como le expresa a su hermano  cuando se encuentran ambos cara a cara,  ha tocado fondo, y algo en ella tiene que cambiar (C28) y por eso necesita confrontar y vomitar las brasas (C30); para poder atravesar el duelo, para poder pasar página, sin olvidar, desde luego, pero pasar la página que le permita seguir viviendo (C28). 

Xabier  Está lleno de culpa "Aita te dejé morir?" (C61) y le da al coñac, para amortiguar, adormecer  el dolor.  Igualmente, cuando  escuchaba a Nerea no se inmutó, no la miró, no apartó los ojos de la copa (C28), esto en cuanto al trauma por el  asesinato del padre. En cuanto al cáncer de la madre, no es capaz de  hablar con ella  sobre su enfermedad aún siendo médico,  tal  como había dicho al oncólogo que haría (C119).





 Familia 2:


 Relación de pareja Miren-Joxian: 

Miren  corta la relación con Bittori  y obliga a Joxian a hacer lo mismo con Txato, aún cuando vivía pero estando  ya señalado:

 -Ella (Bittori) ha llamado. Casi las diez serían. Le he colgado. 
- Pues ayer estuvisteis en la cafetería. 
-Ayer fue ayer, hoy es otro día. Ya no hay amistad. Ve haciéndote a la idea.
 -Tantos años. ¿no te da pena? 
- a mi me da pena Euskal Herria que no la dejan libre.
 - No me voy a acostumbrar. El Txato es mi amigo
 (...)(C69)

 
Joxian  y Miren  se preocupan por  Joxé Marí que ha huido y está escondido,  no saben donde, y discuten por   sus actividades, él las desaprueba "Yo no eduqué a mi hijo para matar" (C64),  ella lo  apoya incondicionalmente (aconsejada además por el cura -instigador-  que le aclara las ideas) (C65). Joxian  que está sometido a Miren, tranza con ella muchas veces para "llevar la fiesta en paz",  porque como Joxian le expresa a Arantxa"Es que tu madre ¡tiene un carácter!" (C55) o "cuando la ama se entere, menuda bronca" (C103)Arantxa, por su parte "no le teme" (C103)  y así se lo manifiesta a su padre. Aquí referido al tema las cartas, pero  hay más ejemplos  como cuando Joxian le oculta que Bittori lo ha interceptado en la Huerta, o como cuando ella y él  visitan juntos  la tumba de Txato. Recién al final  se impone con ayuda de Arantxa que le dice a su madre (referido al padre):  "no se atreve a decírtelo, te tiene miedo", entonces Joxian se sincera rotundo, claro y escueto cuando Miren le pide que le aclare lo que han estado haciendo a sus espaldas (C124). Miren no le perdona y siempre le echa en cara a Joxian de que la hubiera  dejado sola cuando estaba pariendo a Joxé Mari  y de que se hubiera pasado media vida en el bar y media andando en bicicleta, por lo que ella se hizo cargo de sus hijos sin mucho apoyo de él que cree, por el contrario,  que aportó a su educación  (C64). 

 Ambos como pareja están muy mal avenidos. No hay amor, tampoco afecto, sólo rutina. Joxian teme a Miren y  Miren no duda en humillar a Joxian cuando se tercia la ocasión, como cuando le cuenta que Arantxa se casó por civil con el salamantino de Guillermo, sin haberles avisado, sin banquete, sin la bendición de Dios: "¿tú eres tonto, o  qué? (...)" "Tú eres tonto, has sido siempre tonto y morirás tonto. (...)" (C71) Y cuando se reúnen en un restaurante las dos familias para conocerse y Joxian se emociona, Miren se burla de él: "¿Y tu numerito sentimantal?(....)" tu llorera delante de todos (....) " y le reprocha:  "Nos has dejado en ridículo" (C71) Criticas, reproches, comentarios constantes.

 Relación de los hermanos  Arantxa, Joxe Mari y Gorka  entre  si:
 

Arantxa y Gorka   siempre se han entendido y tiene buena química fraternal (C50) ya desde niña ella le leía cuentos a su hermanito (C38) y le daba buenos consejos "Tú lee todo lo que puedas. Reúne cultura...(...)" (C38) - "lo mejor es que escribas tus cosas y no dejes que nadie se aproveche de tu talento"·(C72).  Eso no les pasa con Joxé Mari, al que Gorka teme (C39, C43) tal como se lo manifiesta a la hermana y al que sigue la corriente para que no se enoje con él  y trata de complacer,  como cuando va a sacar fotos  a una reunión de la banda terrorista ETA (C39) y respira tranquilo cuando "pasa largas temporadas  en Bilbao sin dar señales de vida" (C18) y se alivia mucho cuando  no es el quien cae en la cárcel (C114 ) sintió entonces  "un escalofrío y triste alegría". También Arantxa ya desde joven le temía, por eso sólo informa  a su familia de su relación con Guillermo, el que será su marido, recién cuando Joxé Mari se va de su casa (C43) y por supuesto, Arantxa desaprobará siempre las actividades terroristas de Joxé Mari (Siempre aconsejaba a Gorka a no seguirle los pasos en eso). Cuando la noticia de que Joxé Marí ha sido apresado sale en la tele, a Gorka le da vergüenza y  Arantxa, le da la razón: "No  me extraña, ¿A quien le gusta tener un asesino en la familia?" (C50) y Arantxa le da una palmada de aprobación por no haber seguido los pasos de su hermano.


 Relación de los padres  con los  hijos:   

Un ejemplo de las interacciones en esta familia lo tenemos en el C37 con la  escena  de la Tarta.  Queda claro que circula el efecto, que los padres se preocuparon mucho cuando Gorka fue atropellado a los 9 años, que Miren cuida la torta que el causante del accidente le trae a Gorka. Que Miren  defiende como una leona a sus cachorros, lo que  considera de su hijo pequeño accidentado y,  presuponiendo que el tragaldabas de su hijo Joxé Mari se había  comido un pedazo antes y sin permiso, se enoja con él. Se enojan, se amenazan, se tienen miedo, se ocultan cosas, se dicen otras, pero  en el fondo se quieren.  Joxian desaprueba las actividades de Joxé Mari, y si cogiera las armas, no le miraría a la cara en su vida (65) mientras que Miren se niega rotundamente  a creer que su hijo "Un chaval tan generoso y tan noble se meta en una organización criminal como la llaman los periódicos españoles" (C65) y eso trae conflicto en la pareja, que discuten al respecto, (además de los constantes reproches de Miren a Joxian). Joxian reconoce ante Gorka, cuando este fue a verlo al haber sido apresado Joxé Mari: "tu hermano es un asesino" (...) (C95) y se lamenta por haber sido un padre blando, que haberle dado un par de ostias a tiempo.... Gorka le responde: "En este país se solucionan demasiadas cosas a ostias. Así nos va (...) (C95)

Arantxa,  es la que dice de frente las cosas en esa familia y llama a las cosas por su nombre y tiene plena conciencia de que su hermano Joxé Mari  es terrorista. Es ella la  que se marcha a otro pueblo con el marido escogido, y se pelea con la madre por cinco años en los que dejan de verse (C89) y es ella también quien da el primer paso para la reconciliación (C) . La madre recibe  a la hija postrada en su casa y la cuida cuando el marido se la deposita allí.  Joxian visita a la hija y a los nietos a espaldas de Miren durante los  cinco años que Miren y Arantxa no se hablan. 


¿Qué pensará el autor de cómo queda su libro cuando pasa por mis manos?




Relaciones entre los miembros de ambas familias: 


Bittori -Miren:  

De haber sido  intimas amigas intimas (C7) a punto de profesar de jóvenes en un convento y de encontrarse y charlar en las cafeterías del pueblo o de San Sebastián y de hacerse confidencias: Miren le confiesa a BIttori  que se lleva mal con el marido, que se siente insegura con él, porque  desaprueba las actividades de  Joxé Mari a quien ella defiende a rajatabla: "Dice que como Joxé Mari coja las armas no le mira a la cara en la vida"  y que se la pasa llorando por el hijo (C65); ambas  se terminan odiando, en parte por  el asesinato de Txato, que abre la brecha entre las dos, pero también porque  ellas han cambiado interiormente, especialmente Miren al radicalizarse  por defender a su hijo terrorista, (aunque  sabemos  que su cambio se debe también  al rencor y envidia acumulados porque Txato y Bittori han prosperado, etc.). Ahora Miren piensa que a Bittori   "le ha dado por meterse en nuestras vidas, ya los tenemos en casa" (C24) "le ha dado  por  acosarnos" (C104). Cuando  Miren se entera en la Iglesia del pueblo  de que Bittori está ahí no vuelve la cara siquiera para mirarla (C26).


Bittori - Joxian: 

Bittori lo obliga a dar la cara (C49) lo encara primero en la huerta en la que Joxian se  muestra reticente a hablar con  ella por temor, más que nada, a que su mujer le monte un pollo,   que ya le ha advertido:  "Cuidado Joxian esa mujer te quiere enredar" (C49) e  influenciado por ella, se refiere a Bittori como La loca (especialmente frente a Miren) (C103)  y piensa, poniéndose a la defensiva,   que Bittori  pretende provocarlo (C7) Pero Bittori que es obstinada logra al final que Joxian vaya con ella a ver la tumba  de Txato  y... muestre  dolor por  el asesinado que tan amigo suyo había sido (C113).

Txato.- Joxian: 

Fueron muy amigos y compañeros  de mus, bar y bicicleta. Txato  ha ayudado Joxian con el tema de la tapia cuando la inundación de la huerta (C12)  y ha sido generoso con sus hijos, dándoles regalos (pulsera, helados bicicletas). Joxian cumple con el mandato de Miren de no hablar con su amigo (C69) pero una vez lo busca y habla con el en secreto, temblando  de miedo de que alguien lo viera:
     
-Soy yo
- ¿Qué quieres?
 - Nada. Decirte que lo siento (...)
- ¿Alguna vez te han dicho que eres un cobarde?
- Me lo digo yo todo el tiempo. Pero eso no cambia nada ¿Te puedo dar un abrazo? Aquí no nos ve nadie.
- Déjalo para cuando te atrevas a hacerlo a la luz del día.
(...)  (C69)
 
Joxian, aunque llora en secreto por la muerte de su amigo,  no fue a su entierro, tampoco fue capaz de dar las condolencias a Bittori, por más dolor que sintiera por la muerte de su amigo, inútil para eso,  pide ayuda a Gorka que tampoco lo hace por ser tan cobarde como él (C93). Finalmente Joxian irá a visitar la tumba de Txato  pero  por la presión de Bittori que lo encara (C49, C113).



Bittori con los hijos de F2: 

Con la que mejor se entiende porque considera la mejor de todos ellos es con Arantxa (C15)  con quien se encuentra en el parque y charla (C21), después de haberse cruzado con ella en una de sus vueltas al pueblo y haberla visto en silla de ruedas (C15), y averiguado -con pena al verla paralítica- porqué estaba así. Arantxa se pone contenta con esas visitas en las que siente el cariño de Bittori y se encuentran cada mañana en la plaza del pueblo (C118).  Con Gorka el contacto es irrelevante y con Joxé Mari, busca de este que asuma su culpa y le pida perdón (Ver las Cartas). 

Txato con hijos de F2:

Txato siempre fue generoso con  los hijos de Miren y Joxian, les compraba helados, pulseras, bicicletas.


Hijos F1  con hijos  F2:  
 

Arantxa con Xabier: Desde siempre Xabier le pareció atractivo a Arantxa pero este no le prestó nunca atención  en plan romántico, sin embargo,   fue  a Xabier al que Arantxa recurrió  jovencita y muerta de miedo con  el tema del aborto "en solicitud de ayuda urgente" Y Xabier se la prestó y le guardó el secreto (C42)

Arantxa con Nerea:  Desde niñas fueron amigas y dejaron  de verse cuando la una se fue a Renteria casada y la otra a estudiar a Zaragoza.  Arantxa ya había estado casada un año y medio, aún sin hijos,   y el padre de Nerea ya estaba siendo amenazado, cuando por casualidad se encontraron en San Sebastián, se abrazaron con  el afecto de siempre  y fueron a charlar,   en un diálogo sincero,  a una cafetería a la  que solían ir sus madres (C55):   Dice Arantxa, por ej, "La he oído decir (a  su madre) cosas feísimas del Txato" (...) "¡Con la amistad que han tenido las dos familias!" y también Arantxa entiende muy bien el hecho de que Txato quiera alejar a Nerea del pueblo. Nerea, por su parte, le confiesa como aceptó ante su padre  bañada en lágrimas irse del pueblo. Luego ellas dejan de verse nuevamente hasta que Nerea visita a Arantxa en el hospital cuando ella va a su sesión de Fisioterapia y Arantxa, en su silla de ruedas se pone muy contenta  con su visita,  transformando su cara entera "en una mueca violenta de alegría". Nerea casi se cae de pena de verla así, pero disimula todo lo que puede (C118).  En ese mismo encuentro Arantxa le  informa a Nerea: "-La gran pena de Bittori es morirse sin que mi hermano os haya pedido perdón.  (...) ando metiendo presión a Joxé Mari. No paro"

 Xabier con Joxé Mari: vínculo no relevante o inexistente,

Xabier y Nerea con Gorka, vinculo no relevante o inexistente.  



Nótese que Arantxa es la primera en tomar contacto con la familia 1,  después del asesinato de Txato.  Y tal como Bittori se lo cuenta a Txato en la Tumba:  "es la única, como te he contado  alguna vez, que  se compadeció de mí y de nuestros hijos" (C15) Ella es también, contrario a todos los del pueblo a quienes inquieta el regreso de Bittori (C2, C 24, C25),  la que casi se convulsiona por saludar a Bittori  o pedirle que se acerque cuando ella la ve desde su silla de ruedas (C15) y es ella quien presiona a Joxé Marí en la cárcel para que escriba a Bittori pidiéndole perdón (C117). Arantxa es -desde la prisión  perpetua de su cárcel corporal inmerecida (C122)-  el agente  reconciliador que  contribuirá de forma efectiva y fehaciente  a que la herida infringida a la familia 1,   pueda ahora, finalmente,  comenzar a sanar.


Contribución a la lectura colectiva virtual que hacemos bajo la conducción de Pedro Ojeda desde su blog: La Acequia   © Myriam Goldenberg


En la próxima y última entrada: Trauma y conclusiones.




8 comments:

Bertha said...

los traumas son difíciles de erradicar y más en el caso de Bittori que le puede la rabia y la impotencia.Tampoco se deja querer, es muy rígida en la convivencia en vez de pasar el duelo y compartirlo ,al fin y al cabo son sus hijos que también lo sienten y se suma su estado de salud.

Si observamos las dos madres protagonista de esta novela: no tienen una buena relación con sus hijas, cada una a su manera son de carácter dominante con la ventaja de que Bittori en su relación de pareja tenía una relación de afecto en cambio Miren es una persona aparte dominante poco respetuosa con su pareja y eso dice mucho de ella aunque tenga sus razones.

Arantxa es la única que no tiene miedo a mostrarse tal cual es aunque la pobre ha pagado un alto precio.

Esperando saber el final de este drama familiar , te felicito por el análisis de texto aclara muchos puntos que se nos escapan.

Un abrazo grande.

Cayetano Gea said...

Diseccionar el contenido de un libro con el bisturí del análisis meticuloso de personajes, situaciones y temática es una muy buena actividad que incita al que lo hace a seguir leyendo desde una perspectiva crítica, teniendo en cuenta muchos elementos más que la simple trama argumental. Tuve la suerte de ser profesor de literatura varios años en el bachillerato y me sirvió mucho tanto para enfrentarme a las nuevas obras que iba leyendo como para la construcción de los proyectos propios.
No conozco la obra en cuestión de la que hablas, pero tu trabajo sobre ella anima mucho a leerla y a interpretarla, una especia de guía de lectura. Enhorabuena por tu análisis. Lleva bastante trabajo detrás. Se nota.
Un abrazo, Myriam.

Genín said...

Menudo trabajo te has tomado.
Besos y salud

Ambar said...

Definitivamente la voy a leer. Tu análisis sobre cada uno de los personajes es , tal vez, lo único que me anima a hacerlo.
El tema - las razones no importan - me resulta doloroso, pero tu estudio sobre la psicología de los personajes es tan exhaustivo que inclina a adentrarse en la obra.
Besos

Manuel López Paz said...

Una interesante disección psicológica de los personajes (me tuve que regresar a escribir personaje, porque había escrito paciente :D), que me anima a leerlo. De hecho ya lo tengo en cola :D

Besote guapa

María Delgado said...

Hola! Tengo muchas ganas de leerlo desde hace semanas. Y ahora que veo como has trabajado la reseña tengo claro que no me lo puedo perder.
Un saludo
:))

Pedro Ojeda Escudero said...

Excelente análisis, Myriam.
Una de las cosas que más resalta es el matriarcado. Según parece, propio del País Vasco. Y cómo se expresa eso en las emociones y en las palabras.
Besos.

Abejita de la Vega said...

La clave está en una mujer que no habla y apenas puede moverse. Un homenaje a la mujer fuerte fuerte fuerte. Un placer leer tu análisis psicológico. Son seres muy de carne u hueso.
Besos Myriam.