Friday, January 19, 2018

Arqueología y medicina (4) La medicina tradicional china



El primer registro que tenemos  de lo que daría lugar  a  la medicina tradicional china (MTC), lo encontramos en  las inscripciones en los huesos escapulares o  caparazones de tortuga  datados en la Dinastía Shang (c:a 1600- 1046 aEC) por ese entonces la medicina se mezclaba con la magia y estas inscripciones funcionaban como oráculo por o para   la casa real al que se le preguntaban temas de salud y enfermedad, partos, asuntos de estado como guerra, siembra, recolección de impuestos, etc. En las excavaciones arqueológicas  de 1928-1937 dirigidas por Li Ji, considerado el padre de la arqueología china, se hallaron 20.000 huesos oraculares, escapulas y  caparazones  de tortuga,   en Anyang la provincia de Henan alojados parte de de ellos  hoy en la Academia Sinica en Taiwan.  De  estos huesos oraculares hablé aquí, a propósito de Fu Hao, generala y sacerdotiza Shang. Los Shang creían que la enfermedad era causada por haber insultado, ofendido o despreciado a los ancestros o porque un demonio había entrado en el cuerpo de una persona. Los shamanes era los "médicos brujos" intermediarios entre los ancestros y/o los demonios y el paciente. 


 

Es a partir de El Canon interno del Emperador Amarillo: Huangdi Neijing cuando podemos hablar del establecimiento de un sistema médico completo y donde se aportan los modelos teóricos y terapéuticos fundamentales de la MTC. El emperador amarillo, era  un emperador mítico cuyo reino, de acuerdo al texto histórico  Shiji (Registros del gran historiador),  escrito por   Sima Qian (c:a 145 o 135–86 aEC) inicia su registro que va desde el Emperador amarillo hasta su propio tiempo. 

 En el Huangdi Neijing escrito entre la época de los reinos combatientes (475-221 aEC)  y los inicios de la Dinastía Han ( 206 aEC -90 EC) se explican las teorías básicas de la medicina china que busca armonizar los fluidos de energía vital  Chi, y equilibrar las dos fuerzas Yin (femenina) y Yang (masculina)  siguiendo los meridianos en el cuerpo humano que son los ejes por donde fluye la energía vital. Un bloqueo de energía en algún punto del cuerpo produce enfermedad.  Los meridianos forman  una red  de 12  meridianos  conectados con determinados  órganos del cuerpo humano y que tienen energía ya sea  Yin o Yang. También  se señala  en este libro la interrelación del ser humano con los 5 elementos (fuego, tierra, madera, metal y agua) presentes en la naturaleza y de como influyen en él. El método terapéutico  por excelencia es el de la acupunturaEl Canon consta de dos volúmenes:  el primero,  de preguntas y respuestas en las que se tratan las causas de las enfermedades, su diagnóstico y tratamiento, como prolongar la vida, etc., etc.  y  el segundo, de un eje  espiritual  basado principalmente en  el Dao de jing o Tao Te Ching, escrito por Lao Tsi, (ver Taoismo) y en la filosofía de Confucio.     Además del concepto de equilibrio de fuerzas opuestas Yin y Yang de la energía vital Chi, importante -yo diría que hasta central- es el concepto holístico del ser humano que forma un todo (cuerpo, mente, emociones y espíritu)  en el que están incluidos tanto el contexto social como medio ambiente.

  
Dos  Tratados de herboristería médica:

Shanghan Lun (El tratado de las heridas frías) atribuido  a Zhang Zhongjing fue publicado  en el 220, al final de la Dinastía Han (206 aEC-220 EC) es el primer tratado de herboristería médica conocido.

Bencao Genmu (materia médica), escrito por Li Shizhen (1518–1593), doctor y oficial imperiala mediados de la   Dinastía Ming (1368-1644); está considerado por los expertos como el tratado más importante de Herboristería médica. Li  compiló y sistematizó el conocimiento adquirido hasta entonces.


Métodos de tratamiento y Técnicas de la MTC:



1- Acupuntura: agujas que se aplican en los puntos meridianos, a veces con aplicación de calor también. 

2- moxibustión: emplastos con forma de cigarro de  la planta artemisia vulgaris  (moxa) pulverizada que se prendían fuego. El calor producido mejoraba el flujo de Yang.

3- Chi gong (Cultivación de la energía vital) es un sistema holístico -que yo personalmente estudié durante dos años y practico y que también utilizo en mi trabajo  con algunos pacientes-  de postura corporal coordinando  movimiento, respiración y meditación,  utilizado para mejorar la salud,  profundizar en la espiritualidad, incluso en el entrenamiento de artes marciales. El Chi gong  es una excelente práctica -doy fe- para cultivar y equilibrar  el Chi, energía vital y lograr la centración del practicante.

4- Tai Chi Chuan, es un arte marcial chino interno practicado tanto  como defensa personal como  por sus beneficios para la salud. El término Tai Chi se refiere a a la búsqueda del equilibrio de la energía vital Chi y  las fuerzas opuestas y complementarias  del yin y el yang a través del efectuar determinados movimientos  lentos con el cuerpo. 

5- Tui na: es una de masaje que se viene aplicando en China desde hace 2000 años y busca, al igual que la acupuntura, el Chi Gong y el Tai Chi,  el equilibrio de la energía vital Chi y las fuerzas  opuestas y complementarias Yin (femenina) y el Yang ( masculina) con el objetivo de lograr armonía y balance.

6- uso de Hierbas medicinales

7- uso de otros medicamentos: por ejemplo, antiguamente utilizaban tinta de pulpo mezclado con vinagre para enfermedades del corazón o piel de elefante para heridas persistentes.


Hoy en día y a partir del siglo XIX la  Medicina Tradicional China (MTC) se combina con medicina occidental.

En la próxima entrada sobre Arqueología y medicina  nos vamos a la India.


Fuentes:



Wednesday, January 17, 2018

Fuiste, eres y serás mi más bonita casualidad



- Lo sabes ¿verdad?
- Quizás.... ¿pero por qué gritarlo a los cuatro vientos?
- ¿No te das cuenta?
-  Explícate... por favor. No sigas con galimatías...
- Deja a Matías en paz, que no tiene vela en este entierro.
- Mujer ¡Por Dios! no te pongas tan fúnebre.
- Y tú no seas tan prosaico, un poco de poesía nunca viene mal.
- Soy como soy ¿Qué le vamos a hacer?
-  Vamos, querido, no te pongas con chiquimisquis y firma de una vez el cartel.




Monday, January 15, 2018

Vida entre líneas de los judíos medievales: Un proyecto del CSIC rastrea en documentos administrativos el quehacer cotidiano de las comunidades hebreas en la península entre los siglos XIII y XV, por Antonio Pita



Javier Castaño- Foto por Jaime Villanueva
----
La historia de los judíos medievales en la Península Ibérica es un puzle incompleto construido desde hace siglos principalmente a partir de fuentes documentales elaboradas por cristianos, las más accesibles para los investigadores. Las piezas que más escasean son las que nos hablan, desde dentro de las comunidades de judíos, de su día a día, sus mentalidades o sus valores. Un proyecto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) las rastrea en contratos matrimoniales, escritos de últimas voluntades, misivas, nóminas fiscales, actas de procesos judiciales o inventarios de propiedades porque, sorprendentemente, los documentos más sobrios y administrativos esconden en ocasiones retazos de vidas. El equipo los busca y analiza, en ocasiones tras encargarse de su restauración. “Se trata de crear de manera virtual un archivo documental de los judíos medievales, reuniendo textos y fragmentos que están repartidos por multitud de colecciones”, explica su responsable, Javier Castaño.

 Aquí no hay grandes hallazgos que detallen en varias páginas la vida y cultura de los judíos peninsulares entre los siglos XIII y XV. Son más bien pistas que brotan de inventariar y escudriñar centenares de manuscritos, o incluso fragmentos en pésimo estado de conservación, escritos por lo general en lengua hebrea o en aljamía o solitreo (textos romances en caracteres hebreos). “A partir de un papel puedes ver datos que iluminan historias familiares o perfiles biográficos. Se pueden ver como anécdotas o como indicios de una historia más grande. Es otra manera de hacer historia. A veces, por un pequeño resquicio puedes ver un panorama muy amplio. No soy el primero ni el único que hace esto, pero el proyecto tiene una ambición de globalidad”, apunta en su despacho Castaño, científico titular en el CSIC de historia de los judíos.



Libro de cuentas manuscrito del siglo XV en cuya cubierta hay capas de papel con escritura hebrea y latina. Foto por

 La labor del proyecto Guinzé Sefarad (‘los archivos de Sefarad’, en hebreo), en el que trabajan cinco investigadores y varios colaboradores externos, tiene un punto detectivesco. Si bien la existencia de buena parte de estos documentos se conocía previamente, otros han ido apareciendo en visitas a archivos o bibliotecas. Bastantes de ellos reutilizados para encuadernar, víctimas del empuje de la imprenta y de la dispersión geográfica tras las expulsiones de la Península a finales del siglo XV.






'La expulsión de los judíos de Sevilla', de Joaquín Turina.
'La expulsión de los judíos de Sevilla', por Joaquín Turina.

¿Qué se puede extraer de un manuscrito administrativo? Mucho, en el caso de un registro contable que desglosa los pagos efectuados entre 1406 y 1407 por la aljama (como se denominaba entonces a la comunidad judía) de Tarazona, en el Reino de Aragón. Como que “cient e cinco sueldos e siet dineros” (sic) fueron a los guardas contratados para evitar que la judería fuese apedreada en Viernes Santo por cristianos. La importancia que otorgaban a la protección se ve también en las partidas para reparar los cimientos del muro que rodea el barrio judío, el arreglo de unas piedras para reforzar las puertas de acceso ante posibles asaltos o los regalos que entregaban por Navidad a prohombres y autoridades concejiles y reales. También aparece el coste de -tal y como figura- “la protección del senyor rey, Dios le bendiga”. Los judíos tenían una relación de dependencia directa del monarca, que les amparaba, por lo que solían vivir en recintos bajo protección real.

Hay gastos que nos hablan de la pervivencia de las tradiciones, como la compra a escote de las “cuatro especies” para la Fiesta de “Cabanillas”, es decir, de las cuatro plantas que los judíos siguen usando hoy para celebrar Sucot. O de las tensiones internas, como los asientos derivados de la condena a muerte y ejecución de un malsín, una de las pocas palabras de origen hebreo que ha entrado al castellano, como “cizañero” o “soplón”. Era un judío que causaba daño a otro al denunciarle ante autoridades no judías. “A finales del siglo XIV era uno de los delitos más graves y en Aragón había un tribunal especial para juzgar la malsindad. En realidad, bajo el paraguas de la acusación, se escondía el faccionalismo que aquejaba a esas comunidades en la época”, señala.

Otros documentos ejemplifican cómo las religiones en la España medieval no eran impermeables. Por ejemplo, escritos de judíos preocupados por la salvación del alma, un concepto bastante ajeno a su fe pero muy presente en el cristianismo. “Ahí se ven los traspases de conceptos de una cultura a otra”, precisa Castaño.


En el proyecto, iniciado en 2009, se ha analizado asimismo una copia de las últimas voluntades de un judío que muere en Tafalla en 1462 y que fue presentada en 1537 para reclamar la herencia familiar. Entre esas dos fechas se produjo la conversión forzosa de los judíos: el Reino de Navarra les obligó a abrazar el cristianismo cuando ya estaban rodeados de territorios que les impedían el acceso. Al juicio acudieron los descendientes, ya como cristianos nuevos, con unas últimas voluntades en hebreo encabezadas por la abreviatura "con la ayuda del cielo" en el lugar que suele ocupar una cruz en los documentos cristianos. "Estoy convencido de que el tribunal ya no lo pudo leer porque no contaba con nadie que lo entendiese", apunta el investigador. El documento, hallado en un legajo de un proceso judicial, es parte del rastro histórico dejado por cinco generaciones de una familia que habitaron la misma casa. Algo poco común y una muestra de que “la movilidad de los judíos es cierta, pero en algunos casos la sedentarización era mayor de lo que se creía”, agrega.

“Este tipo de detalles es difícil encontrarlos en fuentes cristianas. Un muro, a veces mental y a veces físico, les impedía ver lo que estaba pasando dentro”, asegura. Castaño insiste en que el proyecto no busca reivindicar voces apagadas por el paso de los siglos (“no es memoria, es historia”, matiza) ni lanzar una guerra de narrativas, porque los relatos cristianos y judíos se complementan. “Lo que pasa es que esa historia se ha hecho hasta ahora fundamentalmente a partir de fuentes externas. Es apoyarse en otra de las patas para hacerla. Tener -concluye- otros datos que nos dan una imagen de la vida interna judía mucho más rica”.



La sorpresa de las mujeres fuertes


Uno de los integrantes del proyecto, la doctoranda Marina Girona, se llevó una sorpresa al indagar en los litigios por dotes y herencias iniciados por mujeres de origen judío entre 1475 y 1510. “Me encontré con unos diez casos de mujeres que se presentaron solas ante el tribunal, sin procurador ni compañía de un familiar, que era lo habitual. Allí no dudan en dar su parecer o responder a las alegaciones de la otra parte”, explica.

Uno de los documentos analizados por Girona refleja cómo una menor (entonces por debajo de los 25 años) se desplazó desde Zamora a Valladolid para denunciar ante la Audiencia Real, el máximo órgano judicial del Reino de Castilla, que había sufrido una violación y pedir justicia. El tribunal obligó al hombre a pagar una dote a la joven para compensar que le costaría más encontrar marido porque ya no era virgen.


 Artículo escrito por Antonio Piti



Friday, January 12, 2018

Arqueología y medicina (3) Mesopotamia: Código Hammurabi (1754 aEC) y la librería de Assurbanipal (668-627 aEC)



Los babilonios fueron posiblemente los primeros en regular la medicina por ley. En la excavación  de 1901 en Susa o Suza (antiguo Elam, actual Irán) dirigida por  el comisionado por el Gobierno francés  Jacques de Morgan (1857-1924), fueron descubiertos 3 fragmentos de diorita con escritura cuneiforme que formaban un pilar de 2, 1 metro de altura, que podemos observar en la foto de cabecera de esta entrada. La estela  está actualmente alojada en el Museo del Louvre (con replicas en otros museos). Este es el famoso código de Hammurabi quien reinó en Babilonia entre los años 1792 y 1750 aEC (antes de la era común), siguiendo la cronología media. La parte superior  de la estela muestra al rey Hammurabi. recibiendo del dios  Sol y de la  Justicia Shamash, la comisión de escribir las leyes. El texto entero fue traducido por uno de los miembros de la expedición, el renombrado dominico asiriólogo francés, padre Jean Vincent Scheil (1858-1940).
 
El código datado 1754 aEC aborda más abajo,    con un total de  282 leyes,   el procedimiento legal a la hora de aplicar sanciones por acusaciones injustas, testimonios falsos e injusticias cometidas por jueces. Además, establece leyes sobre derechos de propiedad, préstamos, depósitos, deudas, propiedad doméstica y derechos familiares; establece también  tarifas para diversos servicios en el comercio y en  la salud.  Con respecto a la medicina y a la labor de los médicos 11 leyes hablan de lo que un médico debía cobrar por determinados trabajos y  cuales eran sus responsabilidades. Por ejemplo, el código especifica que si un médico ha realizado una operación quirúrgica en un  noble  con una lanceta o cuchillo de bronce y salva su vida, debe recibir 10 shékels,  el equivalente a 450 días de trabajo de un carpintero. En cambio por  salvar la vida de un plebeyo debía cobrar 5 shékels y por la vida de un esclavo,  2 shékels. Si el médico  había realizado una operación en un noble y causado su muerte, se le debía  amputar una mano.   Malos  resultados de encantamientos y conjuros no tenían consecuencias para él médico porque se consideraba que el paciente se enfermaba por causa de su propia maldad, pero en cambio, si el médico operaba, era su responsabilidad.   Un dato más, los patrones estaban obligados a pagar por el cuidado sanitario de sus esclavos.

El hecho de que se estipularan honorarios a los profesionales sanitarios, se regularan los estándares de tratamiento monitoreándose los resultados, se aseguraran los derechos de los pacientes, etc, etc,  hacen de este uno de los sistemas sanitarios más antiguos del mundo.


 





En 1853 en  Nínive -cerca de la actual Mossul  (actual Irak)  fueron halladas por la expedición arqueológica de Sir Austin  Layard, de quien ya hablé aquí,   unas 20.000 tabletas de arcilla  con escritura cuneiforme, de entre ellas, 660 abordaban temas de Medicina, algunas hacían referencia a textos muy antiguos, tanto como 2150 aEC. Las tablillas se encuentran alojadas en el Museo Británico.

Al igual que los egipcios, los babilonios y asirios  describían  los síntomas, daban el tratamiento   e incluso  aventuraban el pronóstico.

Distinguían tres clases de profesionales de la salud:

Baru: sacerdote, médico y astrólogo al servicio del rey quien le pagaba un salario fijo. Atendía a los pacientes de forma gratuita. Hacía los diagnósticos y pronósticos. 

Ashiru: brujo que  utilizaba encantamientos, ensalmos y conjuros y trabajaba en estrecha relación  con los  Asu. 

Asu:  Médico de  atención  primaria,  administraba  remedios, cataplasmas, vendajes, practicaba cirugía con  lancetas  o cuchillos afilados.

Las heridas eran lavadas con agua y cerveza. Los cataplasmas eran hechos con  pino machacado, ciruelas, mosto de vino y estiércol de cocodrilo.  Existe una lista de 230 de estos medicamentos en la farmacopea asiria. Como también conocían el proceso de la destilación, hacían esencias de  distintas clases, como la de cedro que era buena contra la  alopecía (caída de cabello), granos,  seborrea, etc. etc.  además era un buen desinfectante y repelente de mosquitos.


En la próxima entrada sobre Arqueología y Medicina, nos vamos a China.... y luego,  a India.






Wednesday, January 10, 2018

¡Ah! La ciudad de noche...

....y la historia jamás contada del conejo que  filosofando  se perdió en ella -porque quiso- sin encontrar tampoco la zanahoria dorada (ni la naranja) aunque era dueño de una huerta que ya tenía amortizada.

Monday, January 8, 2018

La vida es ritmo,

aprendizaje, cambio, mutación, fluidez, sorpresa;
crecimiento.
Un nuevo ciclo que comienza.