Monday, July 24, 2017

"To the Sky", tiempo de lanzarse al vuelo...

.... del alma




Escultura por León Bronstein



 


León Bronstein ha tenido una vida de aventura que lo ha llevado desde el país de su nacimiento en Moldavia, a la tierra de Israel. Ingeniero y relojero de entrenamiento, la viva y activa imaginación de Bronstein maduró y evolucionó mientras buscaba libertad con su familia lejos de la restricción de la cultura de su nacimiento.

Bronstein, como muchos buscadores, descubrió en sí mismo una fuente de fuerza y ​​poder creativo que generaría una vocación artística inspirada en la determinación de expresar un alcance para la libertad.

El año 1979, Bronstein no podía encontrar un trabajo como ingeniero o relojero, necesitaba empleo, podía trabajar con herramientas y había moldeado arcilla y trabajado con madera cuando era niño. Fue el hermoso grano de un pedazo de madera de olivo lo que motivó al escultor a modelar una pequeña figura en una tienda de madera en la Ciudad Vieja de Cesárea.

Fue a través de esta estatua que fue tan bien recibido por un comerciante local que la nueva dirección artística de Bronstein fue trazada.

Esta combinación de circunstancias y el éxito de su primera escultura dieron dirección y propósito a su talento innato ...





Wednesday, July 19, 2017

Hacerse a la mar - 8: Napoléon estuvo aquí (o su campaña de Egipto y alrededores) y la piedra Rosetta - (2)


Napoleón montando a "Marengo" su fiel caballo árabe.


 Primera parte aquí (por favor leer primero) 


Trece días después de partir de la Isla de Malta rumbo a Egipto, llega la flota francesa al puerto de Alejandría y esto eludiendo a los ingleses comandados por el bravísimo león de los mares, el Vice-Almirante Horacio Nelson de la armada imperial Britanica, perdiendo a los franceses por los pelos  a pesar de que  había movilizado la flota estacionada en Gibraltar. Como dos meses anduvo por el Mediterráneo de aquí para allá sin avistar la flota del galo. "¡Ni rastro del petiso petulante!". "¡Por mi ojo perdido en la captura de Córcega,  no, mejor.... por mi brazo destrozado en Santa Cruz de Tenerife que lo encontraré, aunque sea lo último que haga!".

Los franceses desembarcaron en Alejandría de forma desordenada, medio anfibia, medio ahogados, aún así la ciudad se les entregó sin chistar.  Avanzaron, entonces,  hacia el Cairo, en medio de un sol abrasador, mosquitos y sed, primera vez que la tropas francesas se enfrentaban a las inclemencias de las arenas y estas eran implacables, ganaron empero a los mamelucos   la batalla de las Pirámides  21 de Julio 1798.  En este contexto es dónde colocamos la famosa  frase de Napoleón  en la arenga  previa a las tropas: "Soldados 40 siglos os contemplan";   pillaje pedía no hicieran, pero sus soldados caso omiso en este punto le prestaron, vaciando lo que pudieron. Los mamelucos tenían una excelente caballería y ese era su poderío, mas las armas que  empleaban espingardas, alfanjes, flechas y lanzas eran inferiores a los mosquetes, fusiles y  cañones de Napoleón que, por el contrario,  pocos caballos tenía,  por lo que colocó  a sus ejércitos divididos en 5 divisiones  con formación de cuadros de infantería, huecos en el centro con  cañones en las esquinas y en el centro, caballos y municiones. Esta táctica militar es un aporte a "la ciencia" de la guerra por parte del gran estratega que innegablemente era Napoleón, aunque no original suya, ya que los romanos, por ejemplo,  la habían empleado  en 53 aEC  en la batalla de Carras (actual Turquía) contra  los partos. Los dos jeques mamelucos   Murad Bey e Ibrahim Bey que en una diarquía  habían gobernado Egipto hasta el momento con mano férrea,   al mando de sus tropas ahora se desbandaron y buscaron refugio el uno en el alto Egipto, el otro el Siria o Irak actuales, cosa que por otro lado, les servía a los Otomanos que nunca los habían podido dominar y deseaban férreo control en Egipto, hasta ahora endeble.

  




Horacio Nelson que, como dije antes,  venía buscando la flota de Napoleón por todo el Mediterráneo,  al pasar por Nápoles conoció a Emma Hamilton, esposa del embajador Inglés allí, quien sería el gran amor de su vida (una historia en sí misma  que merece les relate unas líneas otro día,  porque este tuerto, manco y sin dientes, encanto tenía sin duda;  y ella y su marido -impo-35 años-más-viejo- ambos,  lo querían muy tiernamente y admiraban su gran arrojo y bravura).

Nelson

finalmente  avista la flota francesa fondeada en la bahía de Abukir, el 1ro de Agosto de 1798;  feliz exclama levando su brazo izquierdo al Cielo -único que aún tenía- "¡Aleluyia, Aleluya, God Save the King!.... ¡What a lucky man I am!,   antes de esta hora mañana, habré ganado mi título de Par o mi lugar en el panteón de los héroes en la Abadía de Westminster"




Los ingleses  destrozaron 13 barcos  del total de 17 barcos de  la flota francesa (4 en la retaguardia escaparon)   en  la batalla del Nilo,  del 1 al 3 de Agosto de 1798  una gran victoria que ellos mismos pintan así a través de los años:




La Batalla del Nilo,  por Thomas Whitcombe, 1816

Incendio del Buque Insignia francés  L´Orient por Thomas Luny, S. XIX


Incendio del Buque Insignia francés  L´Orient
por George Arnald, 1827


Incendio del Buque Insignia francés  L´Orient por Mather Brown, S. XIX


Esta fue la formación francesa. 

François-Paul Brueys D'Aigalliers,  comandante  en la batalla, 


cometió varios errores: 

 1- Creer que podía apoyar desde ahí al ejército de Tierra (Napoleón le había dicho que de ser posible, llegara hasta Corfu y tratara de no enfrentarse a los ingleses) 2-   Cargar los cañones de estribor solamente, creyendo tener babor protegido contra las formaciones rocosas  de la costa, no tenía esos cañones listos.  3- Entre barco y barco había una distancia de 150 mts (en el total de línea poco más de 2.600 mts), que debería haberse atado entre barco y barco  por cadenas, orden suya que algunos capitanes no cumplieron. Y entre el Buque insignia L ´Orient y  el Tonnant quedó  una distancia aún mayor, que permitió a los ingleses romper de la línea. Pero eso no fue lo peor:  4- El Primer barco, el Guerrier, quedó muy lejos de la costa, dejando una abertura  que permitió a los ingleses penetrar entre la formación francesa y la costa,  haciéndolos  puré por ambos lados, sin que babor -desarmado- pudiera defenderse y  5- El Comandante perdió la vida en esta Batalla, al mar, y a toda velocidad,  despacharon sus restos.


por Jean Léon  Gerome, S XIX

A pesar de que prácticamente toda la flota francesa quedó destruída en esa batalla. Napoleón -aunque la procesión la llevara por dentro, como su úlcera lo atestiguara-  frente a sus generales y tropas se mostró muy sereno y seguro: "Ya no tenemos una armada naval... Bueno, tendremos que quedarnos aquí, o dejar a hombres tan grandes como los antiguos"   y   entró en el Cairo como triunfador con su  ejército portando las  palmas de la victoria; puso todo su empeño en la ocupación de Egipto y como su Gobernador, hizo montar por  ejemplo tiendas y presidió  las festividades por la Fiesta del Nilo, Jaím al Nasim, (una fiesta que se remonta a la época faraónica que actualmente coincide con la pascua copta, pero que es celebrada por todos los egipcios),  . entrelazando de esta manera  su nombre al de Mahoma (cuando el eufórico pupopulacho clamaba tanto el uno, como el otro),  incluso  hizo vestir a sus generales con caftanes y él mismo, eso dicen,  se colocó un turbante en la cabeza, asegurando ser siempre defensor del Profeta y el Corán.

Napoleón trató por todos los medios  de ganarse el corazón de los árabes egipcios,  en contra de los mamelucos  y de los Otomanos con una retórica  en árabe, presentándose como su gran y tan ansiado salvador en contra del poder de los jeques mamelucos  que dirigían Egipto y oprimían al pueblo,  a favor en un principio de los Otomanos,  que por encima de ellos  dominaban toda la región,   como lo muestra la  ilustración a continuación. El Imperio Otomano estaba dividido en  distritos (Ayelet) El Distrito Ayelet Sidon,  (actuales Israel y Líbano), marcado en rojo,   tenía entonces la capital en Acre (actual Israel):

Imperio Otomano 1795

Los habitantes del El Cairo, trataron de sublevarse  repartiendo armas por las calles y atrincherándose por doquier. Bonaparte lejos de sentirse  amenazado por la tempestad que se extendía por todos lados,  dio órdenes a la artillería de que volviera a la Ciudad y a punta de cañonazos,  empujaron a  los árabes  al desierto.   Napoleón  persiguió personalmente a los rebeldes de calle a calle y ellos se concentraron  en la Gran Mezquita. Afortunadamente para los franceses el cielo estaba cubierto de nubes y retumbaban truenos y relámpagos -un fenómeno muy raro en Egipto- muchos de los residentes supersticiosos consideraron  los truenos como una señal del Cielo y pidieron misericordia a sus enemigos. El Gran General respondió: "Ya es demasiado tarde, Él [es decir Dios] ha comenzado, ahora yo voy a terminar!" Entonces ordenó  a sus cañones abrir fuego contra la mezquita. Los franceses rompieron las puertas e irrumpieron en el edificio, masacrando a los egipcios en su interior.
 -
Habiendo retomado el control absoluto de El Cairo,  Bonaparte buscó a los autores e instigadores de la revuelta. Varios jeques y muchos turcos y árabes fueron declarados culpables de participar en la trama y de inmediato, ejecutados. Para completar su castigo, la ciudad fue condenada a pagar  un alto impuesto y su divan (Consejo de notables) fue reemplazado por una comisión militar. Proclamas con amenazas e instrucciones fueron extendidas por toda la ciudad. Durante todo el tiempo que los franceses estuvieron en Egipto, la población no volvió  a sublevarse.

  
Napoleón anmistiando a los líderes de la revuelta de El Cairo de 1798
(no se cómo les pegó las cabezas de vuelta, cosas del arte, supongo)

Mientras,  las expediciones arqueológicas le daban  al pico y la pala con rapidez asombrosa. Otro contingente abría caminos  en los  desiertos.  Y en esas andaban tremendamente ocupados, cuando, a un año de la derrota del Nilo, justo hoy hace 218 años,    un  soldado encuentra al excavar para las vías, una piedra de grantito que tomó el nombre de Rosetta, por haberse encontrado en esa localidad portuaria.  Napoleón pidió de inmediato  a los dibujantes que la copiaran (algo que resultó en extremo atinado, porque a la postre los Ingleses se la llevaron  y hoy está expuesta en el Museo Británico). 
 

 Champollion por Leon Goignet

Jean-François Champollion (1790-1832),  filólogo y egiptólogo francés  consiguió descifrar la escritura jeroglífica gracias principalmente al estudio de la piedra Rosetta ( valéndose  copias, ya que la piedra estaba en poder de los británicos, más adelante les contaré la razón) Logro por el cual  es considerado  el padre de la Egiptología, ya que a partir de este momento se crea el campo de La Egiptología;   de sí mismo decía Champollion: "Soy adicto a Egipto, Egipto lo es todo para mí".

 Piedra Rosetta, en el Museo Británico.
hallada 15 de Julio de 1799


¿Perder tiempo, Napoleón? ¿O lamentarse?  ¡No señores!  Napoleón pretendía    unir el Mar Mediterráneo con el Rojo como ya he dicho antes;   el muy zorro previsor salida quería hacia Asia que le permitiera llegar a las Indias para bloquear a los ingleses y hacerse con un buen curry y abundante leche de cabra. Así que, sofocada la rebelión del Cairo, con un pequeño  grupo de  los 167 científicos que lo habían acompañado a Egipto, y una escolta de 300 hombres, se fue de excursión, mejor dicho, ¡de señora exploración a la Península del Sinaí, tras las huellas de Moisés!  y encuentra nada menos que  ¡¡¡el  Canal de los Fafarones!!!, llamado también antiguo Canal de Suez, o Canal de Necho, antepasado directo del actual  Canal de Suez:





 Seguiremos  con..... Los Otomanos contraatacan



Nota:  Imágenes  de la Red.




Friday, July 14, 2017

Un trébol de cuatro hojas entre las páginas de un libro y el séptimo cumpleaños de mis nietas mellizas


Con ellas estrené mi abuelazgo, después vendría una más (Isabel) y aún después, otra (Amanda);  las cuatro,  niñas de mi única hija adorada y de mi buen yerno danés. Y aquí se quedan los padres, eso es lo que me dicen. ¡Qué maravilla los nietos! ¡Qué bendición de la vida! Y un trébol de cuatro hojas, (a mí regalado por una de ellas dos) símbolo de bonanza, suerte y salud, bordadas con hilos de mucho amor  que conservo  en mi corazón entre las páginas de un libro muy añejo.

   
 ¡Feliz Cumpleaños, Mila


    ¡Feliz Cumpleaños, Vera!


A continuación  les recuerdo fotos de ellas  que les mostré en su momento, 
actuales no pongo para preservar su privacidad:

 Mila (izq) a las 9.04 con 3,084
Vera (der) a las 9.05 con 2,970
 Recién nacidas

Foto: Mila con gorrito blanco y Vera con amarillo.
  Seis meses de edad y que como saben, son bien distintas.



Wednesday, July 12, 2017

Hacerse a la mar - 8: Napoléon estuvo aquí (o su campaña de Egipto y alrededores) y la piedra Rosetta - (1)



Napoleón Bonaparte, 28 años,  vencedor de Italia  y recientemente nombrado representante del flamante Directorio surgido de las brasas de la Revolución Francesa, llega al puerto Toulon en el Sur de Francia   el 9 de Mayo de 1798 (mes Floréal del Calendario Francés Republicano) y se aloja en el Hotel Marina. Diez días después a bordo del Oriente con sus mejores generales, 38.000 soldados, un contingente de científicos,  13 navíos de  línea, 14 fragatas y 400 buques de transporte, zarpa a la conquista de Egipto y Siria con la  gloriosa idea  de llegar hasta la India y bloquear el aprovisionamiento que Gran Bretaña recogía de su Colonia y así debilitar su evidente y a todas luces molestísimo poderío  en el Mediterráneo.  Napoleón logra evadir astutamente  a los ingleses; el almirante Nelson, estando muy cerca,   lo perdió por poco y por ello, presa  de  más feroz de las angustias, se comió las uñas hasta la altura de los codos y maldijo a viva voz tamaña  mala suerte  mientras le daba al zapateo con furia en la cubierta de su nave.

Testigo y trofeo  de las  victorias napoleónicas recientes, la bandera del ejército de Italia  con el reverso bordado enumerándolas,  flameaba en el salón  del Directorio, allá en Francia. El Directorio, envidioso y temeroso de la  creciente popularidad  de Napoleón,  a pesar de lo costosa que era, había aprobado prestamente la Campaña a Egipto  para alejar a Napoleón del centro del Poder. Bueno, eso creyeron, los ilusos; ni imaginar podían  lo que les iba a caer dentro de poco.


A bordo de su nave rumbo a  Malta, muy cerca de Sicilia ya,  Napoleón se pasea nervioso, oteando el horizonte, sumido en sus cavilaciones: "No puedo  estar mirando a Italia sin que la  emoción me embargue, ¡Oriente está al alcance de mi mano, voy a él!". Sus acelerados y angurrientos pensamientos son abruptamente  interrumpidos   por una inoportuna pregunta del General Kléber, "¡Todo a su tiempo, general, todo se andará, no se preocupe que tras las huellas de Alejandro Magno, navegamos!", le responde impaciente Napoleón.  Muy cerca suyo, un grupo de "los sabios" discute acaloradamente sobre lo que hallarán en Egipto a propósito de una pregunta audaz que Napoleón les había hecho  la tarde anterior. Las aguas están tranquilas y los vientos,  favorables hinchan las velas.


En Malta, el vigía avista la flota.....  ¡¡francesa!!: "¿pero no era que  patrullaban los mares los Ingleses?  ¿Cómo era esto posible?",  piensa el susodicho con creciente desasosiego y  manda aviso urgente al  Gran Maestre nro 71  Ferdinand von Hompesch zu Bolheim. Desde el buque insignia de la escuadra francesa, el L'Orient, Bonaparte pide permiso a las autoridades de La Valeta, capital de la isla,  para atracar sus buques en el puerto y repostar agua. El Gran Maestre -que imagina las malas  intenciones del que quiere ser su huésped- convoca un Consejo de Guerra y llama a todos los caballeros a las armas, que acuden prestos a guarnecer los muros de la capital; permite  que sólo se vayan acercando de a dos buques; no conforme Napoleón  con ese arreglo tan desarreglado  toma la isla de un zarpazo, ergo la invade, "¡ñam, ñam! ¡Boccone di Cardinale!".  El 10 de junio, los infantes franceses desembarcan pues  en la islita de Gozo, de 67 km2, -con gran tristeza gimieron  sus habitantes que nada pudieron hacer para evitarlo- y 6km más al SE en Marsaxlokk en la Isla de Malta,  bello puerto de pescadores, desembarca Napoleón ocupando rápidamente la isla, excepto La Valeta, dónde residía y escondíase el Gran Maestre de la Orden que al sólo nombre de Napoleón, se mea en los pantalones.   Al mismo tiempo que Napoleón les pedía la rendición, el ejército  francés saqueba todas las riquezas que la Orden San Juan de Jerusalén, también llamada de Malta,  aún conservaba.    

Napoleón  abolió la esclavitud, liberó a los presos musulmanes y dejó una guarnición de unos 3.500 soldados al mando del General   No-me-acuerdo-cual y se llevó 600 locales  de nacionalidad  francesa que dicho sea de paso, no quisieron defender la Isla cuando el francés atacó, alegando conflicto de lealtades.    Los ingleses mantuvieron un bloqueo de dos años, y al final, muy al final,  los galos se rindieron, pero  la Orden ya había sido expulsada  y  buscado refugio   bajo las generosas alas del Zar Pablo  I de Rusia a quien a pesar de ser ortodoxo y casado, nombraron protector y Gran Maestre de la Orden; eso porque al que lo había  sido hasta el momento,  le dio un soponcio y quedó frito.


A si pues, Bonaparte de un plumazo, terminó con los 268 años de gobierno de la Orden en Malta que ya venia en franco declive desde el mal gobierno del nro 68 Don Manuel Pinto da Fonseca, el portugués,  y su sucesor,  el Nro 69 Don Francisco Jimenez de Tejada,  de pura cepa  española, altamente impopular, con revuelta de sacerdotes y monjes en sus haberes.

Tuesday, July 11, 2017

Familia beduina es votada como miembros de pleno derecho en un Kibutz al Norte de Israel

La familia fue votada como miembros de pleno derecho del Kibútz Eilón después de que 116 de los 124 miembros votaran a favor; Un miembro  del kibutz dice: "He conocido a Majmúd durante 20 años. Toda la familia es una parte inseparable del kibútz, y los vemos como parte de nuestras vidas.


Nadie del Kibutz Eilón  se sorprendió el viernes pasado cuando Hadíl y Majmúd Mazal -de la aldea beduina de Arab al-Aramshe, en la frontera con Líbano- fueron calurosamente recibidos como nuevos miembros del kibutz.

 


La pareja, que había estado alquilando en el kibútz durante el último año, disfrutó del apoyo de 116 miembros de un total de 124 cuando llegó la hora de votar. Majmúd, de 49 años, y Hadíl, de 32 años, son enfermeros por profesión y tienen tres hijos, Yazan, Adam y Amari. Hadíl trabaja en el Centro Médico Galilea en Nahariya, mientras Majmúd trabaja para el Instituto Nacional de Seguros y Clalit Health Services. "En 1994, alguien del kibutz estudió conmigo y después de la universidad, fui a vivir al kibutz hasta el año 2000. La decisión de convertirme en miembros se hizo después de que los niños nacieron", dijo Majmúd.

 
"Mi padre en realidad creció en un kibutz desde los 10 años como hijo adoptivo de una familia polaca en el Kibutz Matzuva y hasta el día de hoy se le conoce con el nombre de Asher, fue pastor del kibutz y vivió allí hasta los 30 años. Nuestra decisión de pasar al kibutz fue aceptada por nuestras familias y mi madre nos felicitó, estamos totalmente involucrados en la vida del kibutz ".

 
El primer proyecto de Majmúd para el kibutz fue el establecimiento de un centro médico de emergencia con médicos y enfermeras, entre ellos él y su esposa. Hadíl también desarrolló un proyecto propio y estableció un centro de recreación para los niños y sus padres.

 
"Creemos en la convivencia, amamos el sentido de unidad y el nivel de amor, calor y compasión, nuestros abuelos siempre apoyaron a los kibutzim en la zona y el pueblo siempre tuvo una conexión con ellos, incluso suministrando harina y comida", dijo Majmúd.

 
Según Hadíl y Majmúd, no hay disputa de que el kibutz proporcionó su  nivel de educación y calidad de vida que su pueblo no. 


 
"Hay una piscina aquí, un gimnasio,  una Línea amiga por ssm,  apoyo a las madres,  paz de la mente, comidas comunitarias los viernes por la noche y lo más importante, aceptan  a otros como personas", dijo la pareja.

David
Shteft, el secretario del kibutz, dijo que la pareja aprobó exitosamente todos los criterios. "Tenemos 114 parcelas de tierra para aquellos que desean ser aceptados como miembros, y hasta la fecha, hemos absorbido a 50 familias de todo el país".
"Conozco a Mahmoud desde hace 20 años", dice el coordinador de seguridad del kibútz Moshe Amsalem. "Toda la familia es una parte inseparable del kibútz, y los vemos como parte de nuestras vidas".

 
Artículo escrito por:  Goel Beno, publ. en Ynetnews ,  10 deJulio 2017.
Fotos: Ynetnews

Original en inglés  aquí    (Trad. por  mí y  el resaltado en negrita es  mío)


Sunday, July 9, 2017

Muhyiddin Ibn Arabi: El tesoro de la compasión, místico andalusí sufí (1165-1240)


¡Qué maravilla un jardín
en medio de tanto fuego!
Capaz de acoger cualquiera
de entre las diversas formas
mi corazón se ha tornado:
Es prado para gacelas
y convento para el monje;
para los ídolos, templo,
Kaaba de quien le da vueltas;
es las Tablas de la Tora
y es el Libro del Corán.
La religión del amor
sigo adonde se encaminen
sus monturas, que el amor
es mi práctica y mi fe.

 Ibn Arabi, Taryumân al-ashwâq (El intérprete de los deseos). Casida XI. (Trad. P. Beneito) 


                                  
  
 Muhammad Ibn Ali Ibn al-Arabi nació en Murcia, en el sureste de España, en 1165 d. C. (año 560 de la Hégira), en un momento de esplendor de la cultura andalusí.

Desde la llegada de los musulmanes a la Península Ibérica en el 711 d.C., el sur de la Península se había arabizado, y el árabe se había convertido en la lengua común de toda la gente culta. En  al-Andalus las tres tradiciones abrahámicas principales, es decir, el judaísmo, el cristianismo y el islam prosperaron conjuntamente con una cierta armonía, y fueron muchos los que las consideraron como caminos diferentes hacia un mismo final. Era un mundo enormemente rico y talentoso, como todavía podemos apreciar en edificios como la Alhambra de Granada, o la Mezquita de Córdoba; un mundo donde los grandes clásicos de la literatura griega, sobre todo Aristóteles y Platón, fueron traducidos (primero al árabe y luego al latín) y estudiados junto con las enseñanzas espirituales de las tres religiones abrahámicas.

La puerta de la Mezquita de Córdoba, donde Ibn Arabi asistió a diversos cultos.
 Ibn Arabi creció en una atmósfera empapada en las ideas científicas, religiosas y filosóficas más importantes de su época. En una época en la que la comunicación de masas era inexistente, esto fue un ingrediente esencial en la formación de una de las mentes más brillantes del mundo occidental. Como se muestra en el poema anterior, Ibn Arabi no se contentaba simplemente con saber sobre las cosas, ni con seguir un camino en particular. Aunque muchos escritores lo hayan caracterizado como un gran maestro sufí firmemente arraigado en el mundo islámico, sería una equivocación limitar su atractivo al público musulmán o verlo simplemente como un gran pensador medieval. Su objetivo exclusivo y principal era conocer la realidad tal y como es, sin importar de qué modo se represente. Lógicamente, se expresaba dentro del contexto cultural que él mismo conocía, pero da por sentado que sus lectores tendrán la misma actitud resuelta, enfocada a la pasión por la verdad, y sus escritos tienen un tono muy contemporáneo: “todo lo que nos deja la tradición, son meras palabras. Está en nuestras manos averiguar lo que significan”.

Esta pasión se manifestó en él desde una edad muy temprana. Durante su adolescencia, como muchos adolescentes antes que él y sin duda desde entonces, solía dividir su tiempo entre ser un estudiante serio, que estudia el Corán, la ley islámica, etc., y pasárselo bien con sus amigos. En medio de una de estas fiestas nocturnas en Sevilla oyó una voz que le llamaba: "Oh Muhammad, no fuiste creado para esto". Se alejó consternado y durante varios días permaneció en retiro espiritual junto a unas tumbas. Aquí fue donde sucedió un evento fundamental: su triple visión, en la que se encontró con Jesús, Moisés y Muhammad (Mahoma) y fue instruído por ellos. Fue una iluminación que simultáneamente lo inició en el camino espiritual y lo asentó en su función de maestro. Esta visión ocurrió en el mundus imaginalis (Mundo Imaginal, o barzaj),la presencia imaginativa donde Dios se le manifiesta directamente al aspirante espiritual, e Ibn Arabi recibiría muchas iluminaciones de esta clase a lo largo de su vida. A partir de este entendimiento emprendió el viaje de su vida; un viaje que no sólo le llevaría de un extremo a otro del mundo arabófono, sino que también le revelaría la intensidad plena de la vida espiritual más notable, que mediante sus obras ha marcado, formado y transformado a todo aquel que ha entrado en contacto con ellas.

Principio de Unidad


Es difícil transmitir algo más que unas pinceladas de las enseñanzas de  Ibn Arabi, porque sea cual sea el punto de partida, sea cual sea el punto de vista que se sostenga como verdadero, es como adentrarse en un océano. Como en el caso de Bach, incluso la cantidad de su producción literaria asombra, con aproximadamente 300 libros, tratados y colecciones de poesía, de las cuales quizás se conserven todavía 200  (una de ellas, al-Futûhât al-makkiyya o Las iluminaciones de La Meca), se estima que llegaría a las 17.000 páginas en su nueva edición). Sin embargo, en realidad el problema no es el volumen total de trabajo, que requeriría toda una vida o más de estudio, sino la extraordinaria calidad del material, que exige mucho al lector.

La primera página de al-Futûhât al-makkiya, .Manuscrito de Konya, escrito a mano por Ibn  Arabí.

A pesar de todo, se nos da una clave para comprender: la visión triple de los tres grandes profetas de la tradición abrahámica, que para Ibn Arabi transmiten el mismo mensaje, esto es, la misma religión esencial del amor. El autor considera a todos los profetas y santos como maestros de esta religión fundamental.


No hay más conocimiento que el tomado de Dios, ya que solo Él es el Omnisciente…. los profetas, a pesar de su gran número y de los largos períodos de tiempo que los separan, no tenían ningún desacuerdo en el conocimiento de Dios, ya que lo tomaron de Dios.



Al-futûhât al-Makkiyya (Las iluminaciones de La Meca) II. 290.

Trad. al inglés por W. Chittick, “The Sufi Path of Knowledge”.




Continúa aquí

Artículo:  escrito por   Stephen Hirtenstein
Foto:  de internet (abeja Daysipoda Toraki, macho)